IGNATIA AMARA

Es uno de los principales medicamentos en efectos o trastornos de origen emocional, sobre todo si la causa es reciente, especialmente los producidos por penas (con pena silenciosa, no demostrativa); después de ira con ansiedad, ira con susto, con pena silenciosa; por ira suprimida o reprimida; por un amor no correspondido o rechazado o perdido, por la pérdida reciente de un ser amado, por mortificaciones; por contradicciones; por anticipar acontecimientos; por pasar por una situación embarazosa; por susto (se asusta fácilmente); por malas noticias. Efectos de castigos o reprimendas en el niño. “Personas mental y físicamente agotadas por una pena reconcentrada y prolongada”. Se lo ve reservado, pensativo, cavila mucho, como en introspección o ausente; a menudo rehúsa comer o está desesperado, triste, taciturno, tranquilo. Trac. El niño que recibe una reprimenda, enferma y tiene convulsiones durmiendo.

Humor o modo de ser alternante y muy variable, cambiante. “Las condiciones mentales cambian, en un tiempo increíblemente corto, de la alegría a la tristeza, de la risa al llanto”. Este modo de ser condiciona asimismo, su característica indecisión y su inconstancia. Bromas y risas cambian a tristeza con gran derramamiento de lágrimas (histeria).

Se pone extremadamente irritable cuando la contradicen, no puede tolerarlo.

Llora involuntariamente, no puede controlar su llanto, originado en sus propios problemas o en los problemas o penas que afligen a los demás, aunque no los conozca. Su llanto se acentúa durante la menstruación.

El consuelo que quieren brindarle sus allegados la agrava mentalmente,

la irrita o la hace llorar más.

Es un medicamento especialmente adaptado a temperamentos nerviosos, sobretodo en mujeres de naturaleza muy sensible, fácilmente excitables, de disposición suave, dulce, afectuosa, rápidas para percibir y ejecutar, sentimentales. “Temperamento finamente sensible, de sentimientos delicados”. “Ignatia es aplicable y curativo solamente en ataques repentinos y en afecciones agudas”.

Suspira involuntariamente; una sensación de gran vacío gástrico la obliga a suspirar; respiración suspirosa, con deseos de inspirar profundamente. Suspira sobre todo antes de la menstruación y durante la fiebre y los sudores.

Desea la soledad, aunque a veces sucede lo contrario. No tolera la conversación, la agrava.

Es escrupulosa, detallista, se fija en nimiedades para corregirlas.

Estados histéricos, con desmayos, que sobrevienen por cualquier excitación; con convulsiones; con inconsciencia transitoria, después de una emoción; parálisis histéricas. Se destruye la ropa, rompe cosas. Se deleita provocándose ataques y alarmando a los demás.

Se ríe involuntariamente, espasmódicamente, hasta de cosas serias o tristes o pasa fácilmente de la risa al llanto y viceversa. Risa delirante.

Tiene ansiedad de conciencia con sentimiento de culpa, se reprocha, piensa que es un criminal, que ha hecho algo mal y llega a tener ideas de suicidio.

Tiene miedo a los ladrones, sobre todo a medianoche al despertar.

Temor a que nunca volverá a dormir; a que otras personas se le acerquen.

Celos.

Niños que gritan, sobre todo al despertar.

Está mejor mentalmente cuando está ocupada; es muy activa, industriosa.

Dejá un comentario