OBESIDAD Y HOMEOPATÍA

La obesidad es una enfermedad crónica de origen multifactorial prevenible que se caracteriza por acumulación excesiva de grasa o hipertrofia general del tejido adiposo en el cuerpo; es decir, cuando la reserva natural de energía de los humanos y otros mamíferos —almacenada en forma de grasa corporal— se incrementa hasta un punto en que pone en riesgo la salud o la vida. El sobrepeso y la obesidad son el quinto factor principal de riesgo de defunción humana en el mundo. Cada año fallecen por lo menos 2,8 millones de personas adultas como consecuencia del sobrepeso o la obesidad.1​

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define como obesidad cuando el índice de masa corporal (IMC, cociente entre el peso y la estatura de un individuo al cuadrado) es igual o superior a 30 kg/m².2​ También se considera signo de obesidad un perímetro abdominal en hombres mayor o igual a 102 cm y en mujeres mayor o igual a 88 cm. (Ver: diagnóstico de la obesidad).

La obesidad forma parte del síndrome metabólico, y es un factor de riesgo conocido, es decir, es una indicación de la predisposición a varias enfermedades, particularmente enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus tipo 2, apnea del sueño, ictus y osteoartritis, así como para algunas formas de cáncer, padecimientos dermatológicos y gastrointestinales.3​4​ (Ver: Efecto sobre la salud).

Aunque la obesidad es una condición clínica individual, se ha convertido en un serio problema de salud pública que va en aumento:

RECURSOS HOMEOPÁTICOS

AMMONIUM MURIATICUM 

Especialmente útil en la obesidad en la que el cuerpo es grande y gordo, con gran acumulación de grasa en el abdomen, y los miembros inferiores y sobre todo las piernas, son delgados.

ANTIMONIUM CRUDUM

Indicado en especial en los extremos de la vida: niños y ancianos. Niños o jóvenes con tendencia a la obesidad, irascibles, que no toleran que los toquen o miren.

CALCAREA CARBONICA

Tendencia a la obesidad en niños y jóvenes, y también en adultos. “Niñas gordas y pletóricas, que crecen demasiado rápidamente” (Allen).

CHLORPROMAZINA

Diabetes insípida. Diabetes de las mujeres con barba. síndrome de Achard Thiers: diabetes, hirsutismo, obesidad e hipertensión.

CORTEZA SUPRARRENAL

En ciertas obesidades con grietas en el tejido celular; esta potencia disminuye la eliminación de 17 -cetosteroides en la orina. Para la regulación de la glándula suprarrenal se utiliza a la 200ª, y para lograr el equilibrio funcional entre corteza y médula, se da A.C.T.H. (Hormona AdrenoCórticotropa).

CORTISONA

Tendencia a la obesidad o corpulencia, con cara redonda; con retención de líquidos. Lentitud de mente y cuerpo. Sindrome de Cushing. Aumento del

colesterol y del ácido úrico sanguíneo.

FUCUS VESICULOSUS

Una de sus principales indicaciones es en la obesidad. Habitualmente se

usa como complementario.

GRAPHITES

El paciente típico de Graphites es gordo, apático, friolento y constipado. Está especialmente indicado en personas, sobre todo mujeres, con tendencia a la obesidad, que son habitualmente pálidas, constipadas y friolentas, con falta de calor vital y con antecedentes de menstruaciones que comenzaron tardíamente. “Constipación habitual con menstruaciones escasas”.

HIPOFISIS LOBULO ANTERIOR

Se utiliza como un regulador endocrino, a la 200ª, cuando hay disfunciones gonadales, o en la obesidad como movilizador de las grasas en el síndrome adiposo.

HIPOTALAMO

Retención acuosa con obesidad de tipo femenino.  En la obesidad con bulimia. Hipotiroidismo con metabolismo basal disminuido.

PULSATILLA

Mujeres con tendencia a la obesidad, con menstruaciones escasas y prolongadas.

SENEGA

Especialmente útil en personas pletóricas, fláccidas, que tienden a la obesidad. Niños gordos, rechonchos.

AMMONIUM MURIATICUM

Especialmente útil en la obesidad en la que el cuerpo es grande y gordo, con gran acumulación de grasa en el abdomen, y los miembros inferiores y, sobre todo las piernas, son delgados. Gordos insolentes, muy sensibles a los estímulos exteriores. Tumores sebáceos.