ATAQUE DE PANICO

El trastorno de pánico constituye un importante problema psiquiátrico por la frecuencia de presentación, la gravedad del cuadro, su cronicidad, las repercusiones psíquicas inmediatas y, a largo plazo, la ausencia de tratamientos eficaces. Las crisis o ataques de pánico son cada vez más comunes y suelen repetirse inesperadamente sin relación a ninguna causa desencadenante. Es una crisis de miedo extremo, inexplicable que aparece súbitamente y que pone al enfermo en una situación de indefensión total, con angustia extrema, palpitaciones, mareos, náuseas, sensación de irrealidad o de estar fuera del cuerpo, con la sensación de que va a morir o esta muy enfermo o se va a volver loco. Este temor extremo provoca distintas reacciones en los pacientes. En algunos provocará la necesidad de escapar velozmente de donde se encuentra o de ir urgentemente al médico y otros se paralizan y ni respiran hasta que la crisis cede. Una vez que ha pasado deja una sensación de indefensión, ansiedad y angustia con temor a que la crisis se repita viviendo una ansiedad anticipatoria de cuándo será el próximo ataque. Incluso muchos se ven obligados a cambiar conductas y hábitos debido al gran temor que la crisis le ha dejado. Si, por ejemplo, alguien tuvo pánico dentro de un transporte urbano, no volverá a subir nunca más a uno, por la gran impresión que esto les generó. Desde la homeopatía el pánico es una demostración de que todas las como el miedo moviliza y altera el normal funcionamiento de los órganos vitales como si de una tormenta violenta se tratara. Un tratamiento homeopático bien hecho apuntará a tratar la profundidad del paciente, la verdadera causa por la que estas crisis se producen, devolviéndolo a un estado de equilibrio perdurable.

ALGUNOS MEDICAMENTOS HOMEOPÁTICOS

ACONITUM: 

Sus pensamientos giran alrededor de la muerte, de “su muerte”; la presiente, predice el momento en que va a suceder; hay verdadero terror a morir, especialmente durante el embarazo y el parto. Su expresión es ansiosa, asustada, y la vida se le torna miserable por el miedoTerrible ansiedad, especialmente de noche, y que acompaña al trastorno más trivial de Aconitum, durante los escalofríos, la fiebre o los dolores o cefaleas. Delirio ansioso, de noche. Ansiedad con miedo. Intensa inquietud, con gran ansiedad; constantemente da vueltas en la cama o salta de ella; todo lo sobresalta. Trastornos que sobrevienen a partir de un susto, ya sean agudos o crónicos; y aún en el bebé o niño cuya madre ha sufrido un susto durante el embarazo. Es sumamente sensible a los ruidos, a la luz, a la música (que lo entristece), y a los olores fuertes o desagradables. Niños hipersensibles. Tiene miedo a la oscuridad (quiere la luz), a las multitudes, a sofocarse, ahogarse; antes de la menstruación. Miedo de cruzar la calle; al futuro. Es irritable, violento, con gran excitación nerviosa. Trastornos provocados por ira, con ansiedad y con susto. Ansiedad, ataques de pánico, sensaciones de terror, palpitaciones, enfado con ansiedad; las crisis son habitualmente nocturnas, suele haber miedo a la oscuridad y experimentar gran angustia si están solas. Durante las crisis hay una sensación de muerte inminente y tendencia claustrofóbica, aparecen hormigueos. Sus pensamientos giran alrededor de la muerte, de “su muerte”; la presiente, predice el momento en que va a suceder; hay verdadero terror a morir, especialmente durante el embarazo y el parto. Su expresión es ansiosa, asustada, y la vida se le torna miserable por el miedoTerrible ansiedad, especialmente de noche, y que acompaña al trastorno más trivial de Aconitum, durante los escalofríos, la fiebre o los dolores o cefaleas. Delirio ansioso, de noche. Ansiedad con miedo. Intensa inquietud, con gran ansiedad; constantemente da vueltas en la cama o salta de ella; todo lo sobresalta. Trastornos que sobrevienen a partir de un susto, ya sean agudos o crónicos; y aún en el bebé o niño cuya madre ha sufrido un susto durante el embarazo. Es sumamente sensible a los ruidos, a la luz, a la música (que lo entristece), y a los olores fuertes o desagradables. Niños hipersensibles. Tiene miedo a la oscuridad (quiere la luz), a las multitudes, a sofocarse, ahogarse; antes de la menstruación. Miedo de cruzar la calle; al futuro. Es irritable, violento, con gran excitación nerviosa. Trastornos provocados por ira, con ansiedad y con susto. Grita por los dolores, a los que es muy sensible. Tiene miedo de morir; de tener algo en el corazón; de que algo terrible le va a pasar. Piensa que no va a curar, que su enfermedad es incurable.

ARGENTUM NITRICUM:

Tiene temor a morir con gran ansiedad anticipatoria y lo asaltan pensamientos extraños; que si mira la ventana o la abre y se arrima a ella le ías impulsos de saltar por la ventana, temor de sus propios impulsos, de tirarse debajo de un tren si esta cerca de las vías, etc.

ARSENICUM:

Es similar a Phosphorus pero tiene una gran ansiedad con temor a morir si esta solo con gran inquietud y presentimientos de muerte. Tiene una gran sensación de culpa y siente que la muerte esta próxima y vendrá por él, porque se siente culpable. Su gran inseguridad, inquietud y desesperación lo llevan a actitudes obsesivo-compulsivas, como verificar si está cerrada la llave de gas repetidamente.

CACTUS:

El síntoma más característico de Cactus es la sensación de constricción, que tiene generalmente como base físiopatológica una contracción de musculatura lisa circular. Esta constricción puede sentirse como por una banda o faja, como por un hilo o como por una mano o garra de hierro, y se manifiesta, entre otros órganos, en la garganta, tórax, corazón, abdomen, vejiga, vagina, y recto, provocadas a menudo o agravadas por el menor contacto. Hay, relacionada con la sensación de constricción, la de que todo el cuerpo está como aprisionado por alambres cada vez más y más enroscados, ajustados y apretados.

DIGITALIS:

Gran ansiedad, con sentimiento de culpa. Siente remordimientos. Extrema angustia, especialmente al anochecer o de noche, con tendencia a llorar y gran temor al futuro. Ansiedad de noche con tristeza e insomnio. Miedo: a morir; a perder la razón; al futuro; de sofocarse de noche. Desea estar solo; no tiene ganas de hablar, tendencia a dejarse estar. Trata de escaparse si le imponen compañía. Profunda tristeza, melancolía, peor por la música, con suspiros y llanto, sobre todo en cardíacos. Indiferencia, peor al anochecer. Irresolución. Obstinación.

 

GELSEMIUM:

Crisis de pánico en que la persona se queda inhibida y bloqueada, sin capacidad de respuesta. Puede haber antecedentes de shock y acompañarse de síntomas digestivos como diarrea.

IGNATIA AMARA:

Es uno de los principales medicamentos en efectos o trastornos de origen emocional, sobre todo si la causa es reciente, especialmente los producidos por penas (con pena silenciosa, no demostrativa); después de ira con ansiedad, ira con susto, con pena silenciosa; por ira suprimida o reprimida; por un amor no correspondido o rechazado o perdido, por la pérdida reciente de un ser amado, por mortificaciones; por contradicciones; por anticipar acontecimientos; por pasar por una situación embarazosa; por susto (se asusta fácilmente); por malas noticias. Efectos de castigos o reprimendas en el niño. “Personas mental y físicamente agotadas por una pena reconcentrada y prolongada”. Se lo ve reservado, pensativo, cavila mucho, como en introspección o ausente; a menudo rehúsa comer o está desesperado, triste, taciturno, tranquilo. Trac. El niño que recibe una reprimenda, enferma y tiene convulsiones durmiendo. Humor o modo de ser alternante y muy variable, cambiante. “Las condiciones mentales cambian, en un tiempo increíblemente corto, de la alegría a la tristeza, de la risa al llanto”. Este modo de ser condiciona asimismo, su característica indecisión y su inconstancia. Bromas y risas cambian a tristeza con gran derramamiento de lágrimas (histeria). Se pone extremadamente irritable cuando la contradicen, no puede tolerarlo. Llora involuntariamente, no puede controlar su llanto, originado en sus propios problemas o en los problemas o penas que afligen a los demás, aunque no los conozca. Su llanto se acentúa durante la menstruación. El consuelo que quieren brindarle sus allegados la agrava mentalmente, la irrita o la hace llorar más. Es un medicamento especialmente adaptado a temperamentos nerviosos, sobretodo en mujeres de naturaleza muy sensible, fácilmente excitables, de disposición suave, dulce, afectuosa, rápidas para percibir y ejecutar, sentimentales. “Temperamento finamente sensible, de sentimientos delicados”. “Ignatia es aplicable y curativo solamente en ataques repentinos y en afecciones agudas”. Suspira involuntariamente; una sensación de gran vacío gástrico la obliga a suspirar; respiración suspirosa, con deseos de inspirar profundamente. Suspira sobre todo antes de la menstruación y durante la fiebre y los sudores. Desea la soledad, aunque a veces sucede lo contrario. No tolera la conversación, la agrava. Es escrupulosa, detallista, se fija en nimiedades para corregirlas. Estados histéricos, con desmayos, que sobrevienen por cualquier excitación; con convulsiones; con inconsciencia transitoria, después de una emoción; parálisis histéricas. Se destruye la ropa, rompe cosas. Se deleita provocándose ataques y alarmando a los demás. Se ríe involuntariamente, espasmódicamente, hasta de cosas serias o tristes o pasa fácilmente de la risa al llanto y viceversa. Risa delirante. Tiene ansiedad de conciencia con sentimiento de culpa, se reprocha, piensa que es un criminal, que ha hecho algo mal y llega a tener ideas de suicidio. Tiene miedo a los ladrones, sobre todo a medianoche al despertar. Temor a que nunca volverá a dormir; a que otras personas se le acerquen. Celos. Niños que gritan, sobre todo al despertar. Está mejor mentalmente cuando está ocupada; es muy activa, industriosa.

PHOSPHORUS:

Podría decirse que es el mejor remedio del pánico agudo, temor de sus propios pensamientos, temor de que esos pensamiento incontrolables se hagan realidad con temor a estar solo por miedo a que vuelvan a ocurrir.